Cuando el hambre se reduce ó se va

Los tratamientos (quimioterapia, radioterapia, etc.) así como la evolución misma de la enfermedad producen –en algunos casos- una baja considerable del apetito e incluso de la sed.  Esto preocupa mucho a los enfermos y a sus familiares.  Dado la importancia y lo seguido que se presenta CAG termina su serie dedicada a la alimentación a éste importante tema.

Comer : un placer y una necesidad vital

Alimentarse no es solo comer y beber es también un gusto que alimenta “la alegría de vivir” por lo tanto la introducción de un régimen anti-cáncer no debe ser fuente de obligaciones o prohibiciones.

Cuando un enfermo pierde el apetito – cuya causa puede ser un síntoma directo de la enfermedad o un efecto secundario de los tratamientos- es muy importante aplicar el principio del “antojo”.  Esto quiere decir lo que a el enfermo come lo que se le antoje y pide – si le es posible-  como se preparen y presenten los alimentos para que éstos se le antojen.

Ante la falta de apetito se recomienda

  • Hacer varias comidas de cantidad reducida (unos cuantos bocados son suficiente) pero con regularidad (por ejemplo cada 3 o 4 hrs.).
  • Presentar los alimentos de forma “antojable y apetitosa” (servidos con amor y bonito, combinando los colores, porciones pequeñas en diferentes platos, FOTO.) en un ambiente agradable y relajado.
  • Tener a la mano productos ricos que alimentan y son fáciles de comer: fruta, jugo de frutas o de verduras, barra de cereales, galletas, chocolate negro, etc.
  • Evitar los refrescos tienen demasiada azúcar y cortan el apetito.
  • Una copita de Sherry, Vermouth, Tequila o vino tinto – si no hay contra indicación médica-  puede abrir el apetito.

Por ultimo tomese nota que el estado de animo de quien cocina es muy importante.  Cuando se preparen los alimentos del enfermo/o es vital que se haga con alegría, confianza, sin prisas, sin ver la TV, etc.

Cuando ya nada “pasa”

1) El enfermo lo sabe, lo siente. Hay momentos en que nada, absolutamente nada “pasa”. POR FAVOR  -familiares- respeten y entiendan que es asi. No es que el enfermo no quiera comer es que no puede comer.

2) Esto se puede deber al tratamiento medico en turno, o si la enfermedad esta ya muy avanzada a que el cuerpo ya no necesita de esos alimentos.  Es importante observar y repetar.

3) Si el enfermo NO tiene ni hambre ni SED los familiares deben respetar esta necesidad.  Forzar al enfermo o pedirle cada 5 minutos si quiere algo solo aumenta su ansiedad y -según la caso médico- puede afectarle.

4) Por ejemplo si el enfermo esta en una fase muy avanzada es posible que su cuerpo ya no necesite ni alimento ni agua y darle puede producirle hematomas que le producirán dolor o tensión.

5)Hable ésto detalladamente con su médico y/o su equipo de cuidados paliativos.

Por Guadalupe Sánchez F
Cáncer Actitudes Ganadoras
2 marzo 2012

Esperamos sus comentarios y sugerencia por correo electrónico
cancer.actitudes.ganadoras@gmail.com

One Comment to “Cuando el hambre se reduce ó se va”

  1. muy puntual,bien explicado y relataron por todo lo que esta pasando mi papa,que todo comenzo el la prostata y la maldita enfermedad esta ganado es batalla.abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: